Omite el contenido

Alquileres de lujo en French Alps

Encuentra y reserva alojamientos únicos en Airbnb

Los alquileres vacacionales de lujo mejor valorados en French Alps

Los huéspedes están de acuerdo: estas estadías están muy valoradas por su ubicación, limpieza y otros aspectos.

Chalet Cree
LUXE
Villa completa · 11 huéspedes · 8 camas · 7,5 baños

Chalet Cree

Chalet Dalmore
LUXE
Villa completa · 10 huéspedes · 7 camas · 5 baños

Chalet DalmoreUltra-modern chalet with views of Mont Blanc

Chalet Alta
LUXE
Villa completa · 14 huéspedes · 5 camas · 5,5 baños

Chalet AltaContemporary interpretation of a Chamonix chalet

Alojamientos de lujo para todos los estilos

El alojamiento ideal para tu próxima escapada de ensueño

  • Alojamientos destacados
  • Reservas flexibles
  • Alojamientos listos para reservar

Comodidades comunes en los alojamientos de lujo vacacionales en French Alps

  • Cocina
  • Wifi
  • Piscina
  • Estacionamiento gratuito en las instalaciones
  • Aire acondicionado

Otros alojamientos de lujo vacacionales en French Alps

LUXEVilla completa
Chalet Shangri-la
$3,648 por noche
LUXEChalé entero
L'Atelier de Charlotte
$494 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Laszlo
$6,187 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Valentine
$10,811 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Marfik
$2,439 por noche
LUXEVilla completa
La Ferme de chez Pascal
$8,937 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Trois Ours
$6,337 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Solaire
$722 por noche
LUXEVilla completa
Chalet Norel
$1,375 por noche
LUXEChalé entero
Chalet Black Pearl
$1,409 por noche
LUXEChalé entero
Chalet Ardoise
$597 por noche
LUXEChalé entero
Chalet Terre
$597 por noche

Todo sobre French Alps

¿Sueñas con unas vacaciones en los Alpes franceses? ¡Nosotros te ayudamos a hacerlas realidad!

¿Qué se te viene a la mente si piensas en los Alpes franceses? A nosotros una gran fondue burbujeante que nos está llamando a gritos. Aunque, incluso si no te gusta el queso, encontrarás mil formas de divertirte en estos gigantes. Podrás esquiar, por supuesto, en los kilómetros y kilómetros de pistas, a las que llegarás en telesillas y remontes que dan servicio a algunos de los mejores resorts del mundo. Y no creas que la diversión se termina cuando acaba el día de esquí... ¡La marcha está asegurada! Además, decir que este lugar es «impresionante» es quedarse cortos porque es imposible no enamorarse de estas magníficas montañas con sus glaciares, saltos de agua y caudalosos ríos. Prepárate para caminar entre árboles milenarios o pedalear en senderos pedregosos. ¡Y no te olvides del queso!

¡Hola, montañas!

El Mont Blanc, con sus 4809 metros sobre el nivel del mar, es el pico más alto de los Alpes. Se llama el «monte blanco» porque no pierde la nieve durante todo el año. ¡Seguro que lo podrías haber adivinado, pero nos gusta contarlo de todas formas! Es el guardián del conocido resort de esquí de Chamonix, que se extiende 22 km por el valle del mismo nombre. Si ya estás por aquí, es bastante probable que hayas venido a esquiar en las magníficas pistas de la zona, aunque igual solo tienes intención de pasarte el día contemplando las montañas. ¡No te vamos a juzgar! De no ser que quieras calzarte los crampones y cargar con las cuerdas, el mejor mirador del Mont Blanc es la cumbre de la Aiguille du Midi.

El pico vecino, con sus 3842 metros de altura, se sitúa al sudeste de Chamonix. Si lo observas desde la iglesia del pueblo, podrás apreciar cómo el sol corona la cima justo cuando dan las doce, y de ahí le viene el nombre de «la aguja del medio día». Para todos los que no estamos en forma como para escalarlo, hay un telecabina que te sube desde el centro del pueblo. Es un paseo por etapas (con el récord mundial de ascensión vertical más alta) que te deja en la estación más cercana a la cima, a 3777 metros. Desde allí, tendrás que caminar por una pasarela con el corazón en la boca hasta llegar a una terraza central; luego solo son 42  metros hasta la cima, ¡pero en ascensor por dentro de las rocas! Las vistas de los Alpes franceses, suizos e italianos son espectaculares, como te podrás imaginar. Si vienes en verano, podrás cenar en uno de los restaurantes que están a mayor altura del mundo. Y, si te gusta enviar un recuerdo de tus viajes, la montaña tiene su propio sello y hay un buzón, así que no te olvides de comprar una postal y déjate inspirar por las vistas para escribirla.

La ruta más pintoresca

El esquí es el deporte rey del invierno en los Alpes, pero si vienes en verano, especialmente en el mes de julio, hay otro deporte que se lleva la palma... o más bien el maillot amarillo. La ruta de La Grande Boucle, como se conoce popularmente al Tour en Francia, trae a los ciclistas más famosos del mundo a las colinas alpinas, y el Col du Galibier, con sus 2556 metros de altura, los sube al techo de la competición. ¡Una etapa que se repite año tras año! El camino es intransitable en invierno, pero en verano los amantes de la bici pueden subir para rendir homenaje al monumento de Henri Desgranges, el hombre que fundó la carrera en 1903. La subida es dura, y necesitarás unos niveles bastante altos de resistencia para subir en una bici normal. Sin embargo, hay varios sitios donde puedes alquilar un invento maravilloso, una bici eléctrica, que te dará ese empujoncito necesario para llegar hasta la cima sin cansarte demasiado. También puedes ponerte al volante de un coche y disfrutar de la ruta cómodamente.

Un buen baño

Si la caminata, la sesión de esquí o la ruta a pedales te han dejado con necesidad de recuperar fuerzas, no puedes ir a mejor sitio que a Saint Gervais les Bains, un pueblecito entre Chamonix y Megeve. En el siglo XIX se ganó la fama de lugar de baño, y es un espacio ideal para estar un buen rato en remojo. Los baños termales de la ciudad llevan recibiendo desde 1807 a todo aquel que acude para beneficiarse de las propiedades termales del agua que se filtra desde los Alpes, y que está repleta de minerales. Se calienta a muchos metros bajo tierra antes de elevarse a la superficie, donde te espera para que te relajes. Y, después, nada mejor que sentarse en la terraza de verano rodeada de montañas alpinas o tomarse un buen chocolate caliente dentro si el mercurio está bajo cero en el exterior.

Luxury Retreats, los mejores chalets en alquiler de los Alpes franceses

Val D’Isere, Chamonix, Courchevel, Meribel... los Alpes franceses son famosos entre los viajeros aficionados al esquí, y atraen a los amantes del invierno durante toda la temporada. Aunque también tienen su encanto en los meses estivales. Si lo que buscas es un lujoso chalet de esquí en Francia, has llegado al sitio ideal: los hay modernos o tradicionales con su madera y su piedra. Solo tendrás que encender la chimenea para sentirte como en casa.

Casas en Chamonix

¿Quieres disfrutar de las vistas del Mont Blanc desde tu balcón? Echa un vistazo a los alquileres disponibles en Chamonix. ¿Qué te parece una propiedad con una sauna o un jacuzzi al aire libre? ¿O quizás te apetezca más una piscina y un spa? Vuelve de las pistas para tomarte un café calentito, disfrutar de una deliciosa cena y una buena copa de vino al final del día junto al fuego.

Casas en Courchevel

Courchevel, vibrante y lujoso, es uno de los tres resorts más glamurosos del triunvirato de Les Trois Vallees. Escoge un chalet de lujo en Courchevel para sentir de primera mano cómo vive la alta sociedad alpina. Con Luxury Retreats, podrás disfrutar todas las comodidades en propiedades con capacidad para entre 6 y 16 huéspedes, para que te traigas a todos tus amigos y familiares. Y si quieres planear unas vacaciones en la nieve niños, ten en cuenta que podrás volver a una casa donde te esperan más de 2000 películas y televisión por cable.